Compra corporativa es la modalidad de contratación a través de la cual la Red Pública Integral de Salud (RPIS) y el Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop) seleccionan los proveedores de bienes y servicios que constarán posteriormente en el portal de Compras Públicas para su adquisición directa por parte de las entidades contratantes.

Una vez culminada la selección de proveedores, el Sercop adjudicará y suscribirá un Convenio marco con los proveedores adjudicados. Dicho convenio no constituye la compra del bien o servicio, sino que dará el derecho y la obligación del proveedor seleccionado a constar en el repertorio virtual para compras directas, habilitado en el portal de Compras Públicas, de acuerdo con las condiciones, requerimientos y requisitos establecidos en los pliegos del procedimiento de selección.

Una vez habilitado el proveedor seleccionado en el repertorio virtual, las entidades contratantes que conforman la RPIS podrán generar las órdenes de compra respectivas, las cuales constituirán una relación jurídica bilateral, única e independiente.

Las compras corporativas le permiten al Estado hacer uso del monopsonio que implica agregar la demanda gubernamental para aprovechar las economías de escala, obteniendo un mejor margen de negociación y mejores condiciones de contratación. De esta manera, las entidades contratantes aseguran el acceso oportuno de la población a los bienes y servicios públicos de salud y se garantiza el uso adecuado y la optimización de los recursos públicos.